Ladillas

Las ladillas son insectos muy pequeños que se alojan en el vello púbico.

Se suelen adquirir a través del contacto sexual. Pero en otras ocasiones pueden ser transmitidas por compartir prendas con una persona portadora, así como toallas o sábanas.

¿Cómo reconocerlas?

A simple vista no es fácil verlas. Pero hay una serie de síntomas con los que poder detectarlas:

  • Picor en las áreas afectadas
  • Gotitas negras en la ropa interior
  • Huevos del parásito en el vello púbico u otro vello corporal
  • Irritación e inflamación en el área afectada, algunas veces a causa de rascarse
  • Puntitos de sangre en la piel y en la ropa interior debido a las picaduras.

¿Cómo tratarlas?

Se tratan con una serie de champús, cremas o lociones que son bastante eficaces. Para evitar que se propaguen, es conveniente cambiar las sábanas, toallas y ropa. La persona que tenga ladillas debe comunicárselo a sus parejas sexuales, para frenar la propagación.

Para las ladillas, hay que tener en cuenta que el preservativo no detiene el contagio, ya que en una relación sexual, el vello púbico entra en contacto con el de la otra persona igualmente. La única forma de prevención es asegurarse que la pareja sexual no tenga ladillas.

 

Si crees que puedes tener alguna ITS es mejor que acudas a un centro a hacerte las pruebas correspondientes. Una opción es pedir cita al ginecólogo. Otra opción es acudir a una clínica ginecológica privada que ofrezca servicio de atención y tratamiento de ITS. Haz Clic aquí para buscar tu centro más cercano.